Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘oe’

     Cuántas veces hemos oído hablar de terapias energéticas, incluso nos hemos tratado con ellas, sin llegar a entender realmente el concepto de energía ni de circulación energética.  Hoy quiero acercaros a la idea del sistema circulatorio energético, especialmente para aquellos de vosotros que os habéis tratado con acupuntura o tenéis curiosidad en descubrir qué es eso de los meridianos.

     La mejor manera de comprender el sistema circulatorio energético es asemejarlo al sistema circulatorio sanguíneo. Del mismo modo que la sangre circula por arterias, venas y capilares, recorriendo todo el cuerpo y nutriendo nuestros órganos y tejidos, la energía circula también por un sistema de vasos, cumpliendo funciones análogas: nutrir de energía nuestros órganos y tejidos.

El sistema circulatorio energético está estructurado de la siguiente manera:

  • Meridianos (Jing):
    • 12 meridianos principales: cada uno conecta con un órgano, nutriéndolo de energía. Toma el nombre del órgano que rige ( meridiano del pulmón, del hígado, del corazón, etc…) La mitad de ellos tienen carácter yin, la otra mitad, carácter yang.
    • 12 meridianos tendino-musculares: parten de los meridianos principales y circulan por músculos, tendones y articulaciones, llevando energía defensiva ( Oe) que nos protege de la energía perversa procedente del exterior.  En MTC se entiende por energía perversa cualquier agente del medio que perturba la circulación energética natural del organismo. Es el caso de la humedad, el frío, el calor, el viento, el calor de verano y sequedad.
    • 12 meridianos distintos:  conectan  los canales tendino-musculares a los órganos.
    •  8 meridianos  extraordinarios: también conocidos como vasos maravillosos, conectan entre sí a los meridianos  principales, regularizando la circulación energética por ellos.
  • Vasos ( Luo):
    • 12 Luo transversales: relacionan los 12 meridianos entre sí, conectándolos en parejas yin – yang.
    • 15 Luo longitudinales: circulan paralelos a los 12 meridianos principales, pero más superficialmente. Su recorrido es más corto. 12 salen de los meridianos principales, otros dos  de dos meridianos extraordinarios y el último del gran luo del bazo.
    • Capilares:  ramificaciones desde los Luo transversales y longitudinales.

     La estructura de meridianos y vasos forma el sistema circulatorio energético. La energía va recorriendo todos los canales, nutriendo y defendiendo nuestro cuerpo de las agresiones del medio.  Una vuelta de este circuito sería de la siguiente forma:

     Partimos del pulmón. La energía sale del órgano y circula por el meridiano del pulmón ( yin)  hacia la mano.  En ésta conecta con el canal del intestino grueso (yang).  Asciende por este canal de nuevo  siguiendo el brazo.  Una rama de este canal parte de la clavícula hacia la cabeza, donde comunica con el canal del estómago ( Yang).  Por este canal continúa circulando por el cuello, fosa supraclavicular, diafragma y estómago. Sale del estómago, entra en el abdomen  y circula hacia abajo, pasando por la rodilla, el borde antero-lateral de la tibia y el dorso del pie, donde conecta a través de otra rama con el canal del bazo ( yin). Por este canal, la energía retoma el ascenso siguiendo la parte interna de la pierna hasta entrar en la cavidad abdominal. Entra en el bazo, atraviesa el diafragma y alcanza el corazón ( yin).  Desde el corazón, sigue circulando por el canal que lleva su nombre atravesando el pulmón, descendiendo por la cara interna del brazo hacia la mano, alcanzando el canal del intestino delgado ( yang). Por este canal, sigue la circulación de retorno ascendiendo por el brazo hacia la fosa supraclavicular. A esta altura, se ramifica y asciende por el cuello, hacia la mejilla hasta alcanzar la parte interna del ojo, donde comunica con  el canal de la vejiga (yang). Asciende hacia la frente, la región temporal, el vértex, la nuca, escápula, desciende por la espalda paralelo a la columna. Se ramifica en la región  lumbar hacia la vejiga una rama y hacia el glúteo la otra, que, descendiendo por la parte trasera de la pierna, es la que comunica con el canal del riñón en el pie. Por este canal asciende de nuevo por la pierna, siguiendo la cara interna, hacia el riñón. Desde el riñón, sale una rama hacia arriba pasando a través del hígado y el diafragma hacia el corazón. Allí se une al canal del pericardio  (yin).  La rama torácica de este canal se dirige hacia la axila, desciende por el centro de la cara interna del brazo y entra en la palma de la mano. En esta zona vuelve a ramificarse, una de las ramas se dirige al dedo anular, donde conecta con el meridiano del triple calentador (yang).  Desde este canal, la energía asciende de nuevo por el brazo ( cara posterior) hasta el hombro y el tórax. En el tórax  se ramifica, ascendiendo una rama por el cuello hacia el ángulo externo del ojo, donde comunica con el canal de la vesícula biliar ( yang).  Desde aquí, desciende de nuevo hacia el cuello, fosa supraclavicular, parte anterior de la axila, costado, cadera, cara lateral del muslo y sigue hacia abajo hasta conectar con el canal del hígado en el pie (yin). De nuevo asciende siguiendo  el  dorso del pie, la cara interna de la pierna, abdomen, estómago, hígado, diafragma y alcanza el pulmón, cerrando el ciclo.

     Este circuito no es una descripción completa de cada uno de los canales, sino del circuito que sigue la energía en nuestro organismo para nutrir los órganos a través de los doce meridianos principales. Las distintas ramificaciones y cruces con el resto de canales completan la circulación llevando la energía a todos los rincones de nuestro cuerpo.

     En sucesivos artículos iré describiendo cada uno de los canales de manera individual, para así completar nuestro nivel cultural en cuanto al sistema energético de meridianos.

Read Full Post »