Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Pensamiento holístico’ Category

El empleo de técnicas que usan el lenguaje como instrumento para cambiar nuestro estado de ánimo y nuestra forma de pensar no es algo moderno, al contrario de lo que comúnmente pensamos. Ya desde épocas antiguas, hemos utilizado mantras y jaculatorias para fortalecer una intención o desarrollarla en nosotros.  Este tipo de expresiones repetitivas con toma de conciencia, han ido evolucionando dentro de la ciencia como sugestiones ( psicología del inconsciente)  o afirmaciones ( psicobiología).  En los años 70, Ginder y Bandler, afirmaban que toda tarea humana tiene una estructura que puede ser identificada y transmitida. Autores posteriores, como Robert Dilt,  han seguido desarrollando esta técnica de lenguaje hasta darle la forma en que hoy la conocemos: PNL ( programación neurolingüística).

DRN La gran pregunta es, ¿para qué actuar a nivel neuronal si se trata de gestionar emociones? Simplemente porque el lenguaje es la manifestación externa de nuestros mapas internos.  Un mapa interno es un sistema de creencias en función del cual gestionamos aquello que vivimos.  Por tanto, dependiendo de nuestro mapa interno, de nuestro sistema de creencias, la respuesta emocional ante una situación concreta será la  establecida por este patrón.  Si queremos cambiar nuestra respuesta, deberemos cambiar nuestros mapas internos. Y para ello, nos ayudamos del lenguaje, pues con el lenguaje estructuramos nuestras conexiones neuronales y establecemos, por tanto, imágenes de nuestro mapa.

Para cambiar estos mapas internos o patrones de respuesta, desde la DRN nos apoyamos en técnicas como la PNL, la hipnosis erickssoniana y  afirmaciones o mantras. Estas técnicas, enriquecidas con una entrevista dirigida a descubrir cuál es tu propio código de construcción de tus mapas internos, te ayuda a cambiar de tu  sistema de creencias, aquellas respuestas inconscientes que sabotean  tu felicidad.

La DRN nació como técnica integradora de diversos recursos que, por sí mismos, ya dan resultados sorprendentes, pero que integrados crean una sinergia capaz de transformar los patrones más arraigados o los traumas más ocultos. Desarrollada por Mª Rosario Ramírez, ha ido tomando forma a lo largo de su experiencia como terapeuta y estudiosa de distintas disciplinas, entre las que destacan Naturopatía y  Flores de Bach, Medicina Tradicional China, Reiki y Meditación Mindfullness.

 

 

Read Full Post »

Lumbalgia

     El término lumbalgia se aplica para describir el dolor que aparece en la parte baja de la espalda, afectando a la zona lumbar de la columna vertebral. La causa de dicho dolor es variada y, aunque aparece más corrientemente en personas mayores, cada vez son más los jóvenes que la padecen. En la medicina natural y la acupuntura encontramos grandes aliados que nos ayudan a aliviar el dolor y mejorar el estado de nuestra columna.

     Las dos causas principales de lumbalgia son: postura incorrecta y degradación. Veamos cada una de ellas desde distinta perspectivas y el modo de afrontarlas.

     Los casos más sencillos de lumbalgias son aquellos debidos a incorrecciones posturales. Pasar muchas horas sentado o de pie o mantener la espalda encorvada echando todo el peso sobre la zona lumbar, provoca lumbalgia. También ocurre cuando cogemos peso cargando dicha zona, el típico “tirón de riñones” para levantar el peso doblando la espalda en vez de agacharnos doblando las rodillas. La repetición de estas acciones acaba inflamando la zona e incluso rotando vértebras, dando lugar al dolor. Una vez que aparece la inflamación, es necesario tratarla. Pero debemos cambiar nuestra rutinas si no queremos que vuelva a aparecer. Si bien es cierto que no podemos cambiar nuestras ocho horas sentados en la silla de la oficina, o cargando cajas de reparto, sí que podemos las dieciséis horas restantes mimar nuestra espalda y ayudarla a relajarse, evitando así que la inflamación suba. ¿Cómo? Algunos ejemplos:

–          Caminar, al menos, media hora seguida.

–          Realizar estiramientos de espalda.

–          Practicar algunos ejercicios energéticos  como yoga, taiji o qi gong.

–          Masaje o quiroplastia.

–          Colchón adecuado.

     Para aliviar el dolor podemos tomar infusiones de plantas relajantes y antiinflamatorias, como el saúco.

     Los casos más complicados de lumbalgias proceden de la derivación de una enfermedad, como reúma, artrosis, osteoporosis o implicaciones psicológicas. El tratamiento, en estos casos, dependerá de la enfermedad de base. Sin embargo, desde el punto de vista de la Medicina Tradicional China (MTC) y de las terapias energéticas, existe un punto en común: debilidad de la energía asociada a los riñones.

     El cuerpo humano obtiene la energía que necesita para sus procesos metabólicos de los alimentos, del aire y de los riñones. Los riñones son las baterías de nuestro cuerpo. Cuando nos falta energía, los riñones la aportan. También gastamos energía renal en la fabricación de las células reproductoras y en situaciones de estrés y miedo. Como cualquier batería en uso, los riñones se descargan si no le suministramos el aporte que necesita para proveernos de energía. Cuando esto sucede, aparecen, entre otros síntomas, lumbalgias. Si la descarga es prolongada, se desarrollan enfermedades de los huesos ( artrosis, artritis, reúma, osteoporosis…). ¿Qué podemos hacer entonces? Aquí es donde las terapias naturales y la acupuntura ofrecen un gran servicio paliativo.

     La acupuntura trata la lumbalgia actuando sobre los riñones, ayudándoles a recuperar parte de su carga energética. Si los riñones están más fuertes, todos los procesos metabólicos asociados a ellos se realizan mejor, de modo que los huesos no degeneran tan rápido. También actúa de forma local disminuyendo la inflamación y el dolor.

     El empleo de plantas medicinales remineralizantes  también frena el proceso de degeneración ósea, y, por tanto, el agravamiento de la lumbalgia. Entre ellas puede citarse la cola de caballo.

     Los ejercicios energéticos antes mencionados, ayudan también a recuperar parte de la carga energética de los riñones. Son el complemento perfecto para cualquier tratamiento.

     Si la causa de la lumbalgia es psicológica o debido a un periodo de estrés, habrá que trabajar la parte emocional para corregir la respuesta que agota a los riñones y cambiarla por otra más constructiva. La emoción asociada a los riñones es el miedo. Cualquier situación que nos genere esa emoción, especialmente si está relacionada con la economía, vaciará nuestros riñones. Buscad la causa de nuestro miedo, y, si no sois capaces de encontrarla, simplemente miraos al espejo y decid: “tengo todo cuanto necesito para vivir con comodidad y alegría. Estoy a salvo.” Convertid esta frase en vuestro mantra y repetirlo siempre que sintáis temor, tantas veces como sea necesario hasta realmente haya pasado el miedo. Escuchad cada una de las palabras que decís, empapaos de ellas, tenéis que creerlas, repetirlas por que sí no servirá de nada. Las flores de Bach son muy útiles en estos casos.

Advertencia: las plantas mencionadas en este artículo son solo orientativas. Consulte con un experto antes de comenzar a tomar cualquier planta medicinal.

Read Full Post »

  La autoestima es una cualidad muy importante de base en nuestra personalidad, ya que se trata de la valoración  positiva que hacemos de nosotros mismos. Cuando tenemos la autoestima baja, nos consideramos incapaces de llevar a cabo nuestros propósitos e incluso merecedores de nuestro propio fracaso o mala suerte. Las causas que pueden llevarnos  a bajar nuestro nivel de autoestima son variadas, pero suelen tener el denominador común del maltrato y el fracaso. Independientemente de la causa que la origine, lo más importante es logra recuperar el nivel saludable de dicha emoción. Cuando lo logramos, la óptica de nuestros problemas cambia, y estamos en condiciones de poder enfrentarlos desde una nueva perspectiva, aportando soluciones que antes no encontrábamos. Es lo que con este artículo vamos a trabajar: el modo de recuperar o fortalecer nuestra autoestima.

Lo primero que necesitamos averiguar es como nos sentimos realmente. No podemos cambiar lo que no sabemos que existe. Así que poneos delante de un espejo y miraros a los ojos. ¿Qué veis? Tomad nota al final de cuanto habéis visto. Ahora leedlo despacio. ¿Os reconocéis realmente en lo que habéis descrito de vosotros mismos? ¿Qué hay de vosotros y qué hay impuesto o aprendido desde el exterior, como normas “correctas” de comportamiento o formas “correctas “ de sentir? Anotad al lado de cada descripción lo que es vuestro y lo que es adquirido. Tomaos el tiempo que necesitéis. Ahora volved a leer cada una despacio y observad lo que sentís.  Anotad la emoción asociada a cada frase. Con todo esto sacamos a la luz nuestras emociones.

Ahora escoged algunas de las descripciones adquiridas, las que consideréis más importantes en el momento en que os encontráis. Dos o tres, no más. Vamos a eliminar la parte que nos daña, transformándola en una afirmación positiva que nos aporte una nueva cualidad o fortalezca la que ya tenemos. Por ejemplo: una de esas descripciones adquiridas puede ser “ mi marido y mis hijos son lo primero, debo cuidarlos y atenderlos siempre”. El sentimiento que generan es “soy una esclava de mi familia”.  Aquí hemos de aprender que los cuidados de una madre o de una esposa son eso, cuidados, apoyo, ayuda, pero no esclavitud. La esclavitud nace cuando el servicio se  realiza a costa de uno mismo. Si procedemos de ese modo, nos agotamos y enfermamos. ¿Quién cuidará entonces de los nuestros? Construyamos una afirmación que nos ayude a ser madre y esposa en vez de esclava, que refuerce nuestra decisión de ser apoyo. Por ejemplo: “ayudo a mi familia cuanto puedo y me dedico a mi misma todo el tiempo que necesite para ser feliz”. Cuando estamos felices nos sentimos más vitales y nuestra autoestima aumenta.

Construid frases como la del ejemplo, siempre con afirmaciones positivas. Repetidlas a lo largo del día, delante de un espejo, mirándoos a los ojos. No se trata de repetirlas una y otra vez hasta convertirlas en una letanía sin sentido. Hay que escuchar cada palabra, sentirla. Lo repetiremos cuantas veces sea necesario hasta que sintamos realmente la emoción que queremos crear, en este caso, el convencimiento de dedicarse tiempo sin remordimiento porque no está “sirviendo” a su familia.

Avanzad poco a poco, con cada uno de los aspectos que habéis anotado. No importa el tiempo que necesitéis. Lo importante es lograr el cambio de actitud y de emoción para que nuestra autoestima tenga el nivel óptimo, seamos más felices y más eficaces en nuestro trabajo.

Recordad:

Cada uno de nosotros somos únicos,

una obra exclusiva de la creación.

Nuestro mayor tesoro es la libertad.

Sed agradecidos con el don recibido,

vivid vuestra libertad.

“Soy libre para escoger mi modo de vivir.

 Tengo el valor de vivir según mis principios”

M.Rosario

Read Full Post »

    

Imgagen cedida por bancodeimagenesgratuitas.com

Antes de continuar con nuevos artículos, me gustaría compartir con vosotros unos momentos de reflexión y esperanza para el año que comienza.

Atrás quedó el año viejo, con sus alegrías y sus problemas. ahora comienza un nuevo año lleno de posibilidades para ser feliz. Estamos acostumbraods a lanzar al aire “propósitos de año nuevo” tan increibles, incluso para nosostros mismos, que se quedan en agua de borrajas. Seamos realistas, no juguemos con nuestra vida y construyamos propósitos que realmente podamos llevar a cabo y que impliquen una mejora en nuestra vida.

No sirve de nada decir: “voy a dejar de fumar este año”, si realmente no estamos convencidos. Al final, seguimos fumando y nos sentimos mal un tiempo porque no estamos “cumpliendo” nuestro propósito…hasta que pasa un tiempo y al final asumimos ” así es la vida…”

Os propongo un reto: pensad en uno o dos propósitos, solamente, pero que sea algo que deseais para vuestra vida de verdad. Pensad en ello cada día y llenadlo de ilusión para que se haga realidad. Dad gracias, como si lo hubiéseis conseguido. Sentid que es real, que ya forma parte de vuestra vida. 

¿Qué ocurrirá?…

A final de año, cuando hagamos balance, podremos comprobar la fuerza del pensamiento positivo y la gratitud.

Sonreid, cada día,como sonríen los niños.

Confiad en la vida, como confían los sabios.

LLenad vuestra vida de amor y esperanza.

Aquello que sembramos es lo que cosechamos.

¡Selecciona tus semillas! 

 

 

Read Full Post »

       ¿Cuántas veces nos habremos hecho esta pregunta? Muchas, sin duda, por nosotros mismos, por nuestros padres, hermanos, hijos, sobrinos, abuelos, amigos…¿Por qué yo?¿Por qué ahora?…

     La respuesta la tenemos en nosotros mismos, tan dentro de nosotros que no somos capaces de alcanzarla, porque buscamos siempre fuera. Nuestro mundo racional, cartesiano y científico ha anulado una parte fundamental de nosotros: el alma. ¿y por qué? Porque nos exige ser honestos con nosotros mismos y con nuestros semjantes, porque nos empuja a esforzarnos cada día en aprender algo de la vida, porque no nos permite ser complacientes, ni egoistas, porque no justifica la agresión…Porque, en definitiva, no nos da cuartel cuando transgredimos los valores fundamentales de la vida, ya sea hacia nosotros mismos o hacia nuestro prójimo. Y da igual que esa trangresión sea grande o pequeña, en ambos casos crea dolor, y el dolor genera sufrimiento y enfermedad.

     Y ¿qué es el alma? Podéis encontrar muchas definiciones, dependiendo de la corriente filosófica, moral o religiosa en que busquéis, pero de manera sencilla, puede decirse que el alma es lo que nos define como seres individuales, con consciencia y conciencia.  ¿y qué tiene que ver esto con la enfermedad? Si entendemos el alma como la conciencia del ser individual, esa conciencia encierra todo el conocimiento del ser, tanto mental como emocional. Cada experiencia nos aporta nueva información que almacenamos en nuestra conciencia y que utilizaremos cuando nos enfrentemos a una situación parecida. Es, por decirlo sencillamente, la voz de la experiencia.Desde esa experiencia, conocemos nuestros puntos fuertes y nuestros puntos débiles como personas. En los fuertes nos apoyamos y nos ayudan a encontrar soluciones, los débiles nos ocasionan contratiempos. Por ejemplo, el alumno que es inteligente, pero perezoso. Su inteligencia es su potencial para dirigirse en la vida y resolver con acierto los problemas que se le planteen, pero su pereza frena su progreso y su éxito ya que nunca se pone en marcha o lo hace tarde. Si decide superar su pereza, será una persona que alcance éxito; si no  lo hace, será una persona que constantemente se lamentará por la mala suerte que ha tenido, porque nunca reconocerá que es su pereza la causa de sus problemas; reconocerlo implica aceptar que voluntariamente está saboteando su vida.

     Cuando saboteamos nuestra vida, desde luego no lo hacemos de manera consciente, ¡quien quier sufrir! Simplemente estamos sumidos en el dolor, la rabia, el miedo, la angustia… Estas emociones son llamadas de atención de que algo no va bien. Si aprendemos a descifrar las señales que nuestra alma nos envía a través de las experiencias cotidianas y nuestras relaciones con los demás, entonces sabremos que es lo que está mal y hallaremos el modo de cambiarlo, si queremos.

   Y de nuevo:   ¿ que tiene que ver esto con la enfermedad? Todo. Cada emoción que sentimos, buena o mala, la sentimos con nuestro cuerpo: “sufro tanto que me duele el corazón”, “estoy paralizado de terror”…De modo que cada una de las emociones, si persiste, genera una lesión en nuestro cuerpo, igual que un zapato que no se ajusta bien a nuestro pie acaba provocando una rozadura. Por tanto, si queremos curar nuestro cuerpo, tenemos que aprender a manejarnos con nuestras emociones de manera constructiva:  reconocer y aceptar nuestro dolor, nuestro miedo, nuestra angustia… y ver el modo de superar la situación que lo genera, admitiendo que hemos obrado como lo hemos hecho, pero que ahora, sabedores del alcance de nuestros actos, obramos de manera diferente, respetuosa con nosotros mismos y con nuestros semejantes, honesta con nuestro corazón, porque él y solo el es capaz de proveernos del amor suficiente para comprendernos a nosotros mismos y a nuestro prójimo y de ayudarnos a encontrar el valor necesario para dejar atrás nuestros prejuicios y obrar desde los dictados de nuestra alma, sin importar el juicio ajeno, que al final es el que nos somete a voluntades que no nos son propias, alejándonos del conocimiento de nuestra experiencia, alejándonos de nuestra alma y de nuestra felicidad.

La enfermedad es, en esencia, el resultado de un conflicto entre el alma y la mente, y nunca podrá ser erradicada sin un esfuerzo espiritual y mental”

(Edward Bach, “Cúrese usted mismo”)

 

Read Full Post »

« Newer Posts